NO LO CONSIGUIÓ, LO MATARON A SANGRE FRÍA.

TARIMORO, GTO., 21 abril 2019.- Aunque trató de escapar, su destino estaba trazado por manos desconocidas que lo persiguieron para dispararle ante la mirada asustada e incrédula de personas que transitaban por la calle Alvaro Obregón, a escasas dos o tres cuadras del Jardín Principal, finalmente, los sicarios cumplieron su objetivo y dejaron a un hombre muerto arriba de la camioneta en que se transportaba.
Fue por la mañana, antes del medio día, Milton, que así dijo la gente que se llamó la víctima, conducía su vehículo sin imaginar que lo esperaban para matarlo, manejaba con tranquilidad pero de pronto empezaron a escucharse los disparos y, al darse cuenta que eran contra él, aceleró para evadir la agresión.
Sin embargo, una de las balas ya había dado en su humanidad y perdió el control de la camioneta anaranjada en la esquina de Obregón e Ignacio Allende, aprovechando la sorpresa, uno de los homicidas se acercó para disparar más de cerca y asegurarse de que cumplirían su propósito de quitarle la vida.
Nadie intentó defenderlo por temor a ser agredidos, la gente se limitó a observar la rápida acción que concluyó cuando los agresores escaparon en otro vehículo del que, como siempre ocurre, no hubo quien aportara información concreta a las autoridades. 
Lo demás fue lo de siempre. Patrullas, ambulancia, peritos, camioneta de Semefo y un cadáver trasladado a la morgue para que cumplan con la Ley antes de entregarlo a sus deudos. La causa del ataque que generó su deceso nadie y lo sabe hasta el momento.