SACÓ SUS VACAS A PASTAR AL CERRO, LO MATARON A BALAZOS…

APASEO EL GRANDE, GTO., 6 junio 2018.- Temprano, como cuando llevaba a pastar sus vacas, murió Cástulo. Nadie se explica por qué lo mataron si no se metía con nadie. Al menos eso dicen quienes lo conocieron.

El martes, como siempre, cuando salió el sol sacó sus animales y echó a andar para el cerro que está cerca de su comunidad de origen, Obraje de Ixtla. No imaginaba lo que le tenía deparado el destino unos minutos más tarde.

A sus 54 años de edad, el hombre de apellidos Ginés Hernández regresó corriendo a toda prisa por el suelo pedregoso del cerro, detrás suyo, cinco hombres armados lo perseguían y disparaban armas de fuego en su contra.
Su hermana regresaba del templo, había ido a oír misa de seis. Con sorpresa vio que el hombre correteado era Cástulo, quien buscaba salvar su vida a toda costa pero una bala dentro de su cuerpo lo proyectó al suelo.

Ahí, fue presa fácil de los individuos que llegaron, lo remataron y se fueron caminando por el cerro, donde poco a poco dejaron de verlos los testigos.

Entre la tierra semiarada de una parcela, bocarriba, quedó tendido el campesino, alrededor de él, 17 casquillos calibre 45 y nueve milímetros, contados por los peritos de la Subprocuraduría de Justicia, daban cuenta de que su cuerpo fue convertido en cedazo.

Todas las mañanas, Cástulo sacaba a pastar sus vacas. Todas las tardes salía de su casa para atender una milpa. La rutina terminó este martes a las 7:30 de la mañana. Nadie sabe el motivo de su muerte.